Casas prefabricadas ganan aceptación

Pero hay que ser cuidadoso al comprar

por Rafael Ayuso

TEXAS – Las estadísticas revelan que más de una cuarta parte de toda vivienda nueva en Texas consiste de casas prefabricadas, y que la mitad de estas casas son compradas por familias hispanas. El mercado de casas prefabricadas ha crecido rápidamente en Texas en los últimos años y hoy día se venden más casas nuevas de este tipo en Texas que en cualquier otro estado.

Desafortunadamente, la venta de dichas casas se presta frecuentemente a trucos y engaños y a veces se asemeja más bien a las ventas de carros de alta presión, según un estudio reciente de la Unión de Consumidores. De más de 400 quejas analizadas en el estudio sometidas a oficiales del gobierno, casi la mitad se relacionaron al fraude y a engaños por parte del concesionario a la hora de vender la casa.

Si está considerando este tipo de vivienda para su familia, aconsejamos que lea primero un folleto en español publicado por la Unión de Consumidores titulado “Casas prefabricadas: Cómo negociar con concesionarios y prestamistas” visitando el sitio web www.consumersunion.org/mh, o llamando al (512) 477-4431, ext. 144.

Sea cuidadoso al comprar. Los documentos del préstamo y el contrato de compraventa son complicados de por sí. Pero para los consumidores que hablan principalmente o exclusivamente español, el proceso es más complicado pues ellos esencialmente dependen de promesas verbales en español antes de firmar los papeles en inglés que les obligan.

Entre los problemas que halló el estudio se encuentran la falsificación de información por parte de concesionarios en las solicitudes de crédito para calificar a compradores que de otra forma hubieran sido rechazados por los prestamistas. Los querellantes también señalaron que en muchos casos los préstamos se inflaron posteriormente con pólizas de seguro y cargos de financiamiento que hicieron que el comprador debiera mucho más dinero inicialmente que el valor del préstamo.

Por supuesto, muchas familias que compran sus casas prefabricadas acaban satisfechas con ellas. Sin embargo, sabemos de un sinnúmero de relatos de consumidores que acaban por ser engañados y se convierten en víctimas de concesionarios sin escrúpulos. Su mejor protección es considerar cada parte del contrato cuidadosamente.

Antes de comprar averigüe bien sobre cada aspecto de la compra, incluyendo el vecindario, los seguros, las finanzas y los servicios básicos como la electricidad y el agua. Acuérdese que las casas prefabricadas no vienen de antemano — como los vehículos — con precios sugeridos del fabricante, y muchos compradores no descubren el verdadero precio de sus casas hasta demasiado tarde para poder abandonar el contrato.

No deje que el concesionario le nombre el precio o pago mensual que usted pudiera estar dispuesto a pagar. Pida que le citen un precio en efectivo, y negocie partiendo de ese precio. Además, no haga un pago inicial hasta que tenga los documentos del préstamo a la vista.

Afortunadamente, la legislatura de Texas aprobó dos proyectos de ley en el 2001 que serán de beneficio para los dueños de casas prefabricadas. Uno de ellos, el Proyecto de la Cámara 557, otorga a los dueños de casas prefabricadas que viven en comunidades donde se alquila el terreno derechos similares a los de otros inquilinos en Texas. Entre estos, por ejemplo, está el derecho a un término de arrendamiento mínimo inicial de seis meses; el derecho de notificación previa de 60 días si el arrendatario no desea renovar el contrato y el derecho a ser notificados con 120 días de anticipación si el dueño de la propiedad desea cerrar la comunidad.

Además, la legislatura de Texas aprobó el Proyecto de la Cámara 1869, el cual ofrece protecciones de hipotecas convencionales de bienes raíces a las casas prefabricadas colocadas sobre terrenos pertenecientes al comprador.


# # #

———————————————————————————————————————————
Rafael Ayuso es portavoz de la oficina regional del sudoeste de la Unión de Consumidores, editora de la revista Consumer Reports. La Unión de Consumidores es una organización sin fines de lucro que aboga por los derechos del consumidor y prueba y evalúa productos en sus laboratorios en Nueva York e instalación para la evaluación de vehículos en Connecticut.

Compartir esta publicación

Deja tu comentario debajo